SUPLEMENTOS FoodScience
Todos los productos
Beta Caroteno
Acido Folico
Biotina
Vitamina A Natural
Vitamina B6
Bioflavonoides
Vitamina C
Vitamina C Unica
Vitamina E
Vitamina A.D.E. Piel
Vitamina D3
Melatonina
Multivitaminico Diario
Omega 3
Selenio
Sulfato de Glucosamina
Tallo de Piña
Vitamina C
Vitamina C Masticable
cartilago_de_los_bovidos

CARTILAGO DE LOS BOVIDOS O CARTILAGO BOVINO

Cartílago de las vacas (cartílago bovino) en el tratamiento para el cáncer

Precio: $42.70 USD



Cantidad: 180 capsulas

 

Según la entidad gubernamental Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos, el cartílago de las vacas (cartílago bovino) y el cartílago de los tiburones han sido estudiados como un tratamiento para el cáncer y otras condiciones médicas por más de 30 años.

Hace tiempo se creyó que los tiburones, cuyos esqueletos están hechos principalmente de cartílago, no desarrollaban cáncer. Esto hizo que el interés en el cartílago como un posible tratamiento para el cáncer fuera en aumento. Aunque los tumores malignos son raros en los tiburones, se han encontrado cánceres en estos animales.

Los primeros estudios utilizaron extractos de cartílago de bovino.

En la década de 1960, se descubrió por primera vez que el cartílago de bovino disminuía la inflamación (enrojecimiento, hinchazón, dolor y sensación de calor).

En la década de 1970, se descubrió por primera vez que el cartílago de bovino contiene una sustancia que bloquea la angiogénesis (la formación de nuevos vasos sanguíneos). Si el crecimiento de los vasos sanguíneos en un tumor puede ser bloqueado, el tumor deja de crecer o se encoge.


En la década de 1980, los investigadores describieron por primera vez en estudios de laboratorio con animales y en estudios clínicos (estudios de investigación en personas) prueba del cartílago de bovino como un tratamiento para el cáncer.

El interés en el uso de cartílago de tiburón aumentó, porque se creía que el cartílago de tiburón podía ser más activo que el cartílago de bovino en la prevención de nuevos vasos sanguíneos que se forman.

Puesto que el esqueleto de un tiburón está compuesto principalmente de cartílago, el cartílago de tiburón es más abundante que el cartílago de bovino.

En la década de 1980, se publicó por primera vez que el cartílago de tiburón contiene una sustancia que bloquea el crecimiento de vasos sanguíneos.

En 1998 y 2005, se publicaron los informes de los ensayos clínicos sobre el cartílago de tiburón como tratamiento para el cáncer.